Las piedras y la magia

Aqui voy a hablar un poco sobre la relacion de las piedras con la magia
Para entrar en contacto con la energía contenida en una piedra debe ser lo bastante pequeña como para que quepa en una mano, es lo único que hay que tener en cuenta para que funcione como talismán. Puedes comprarla en una tienda o cogerla incluso de una calle o de un parque. Cuando la tengas en la mano, has de cerrar los ojos y notar que sensaciones produce en ti al tocarla, después obsérvala hasta el más mínimo detalle. Si notas que al contacto con ella tus pulsaciones se aceleran es una piedra de alta vibración, si por el contrario te relaja y disminuyen, es de baja vibración. Las de altas vibras nos servirán para acelerar el resultado de cualquier hechizo que hagas y son las que además sirven como amuleto de protección. Las de baja vibración son muy útiles para tener en casa y evitar discusiones, ya que transmiten su calma en el ambiente. Se pueden poner como decoración en un cenicero, por ejemplo.

La que uses como amuleto debe ir siempre contigo y te servirá para absorver las vibraciones que estén en contacto contigo y ella hará a su vez un intercambio de las suyas, formando de esta manera una barrera protectora a tu alrededor, algo así como un escudo protector.

Para ritualizarla debes estar simplemente en contacto con ella antes de usarla por primera vez después de comprobar que clase de energías posee y si es posible, sentada en el suelo, mirarla fijamente y decirle que debe rechazar la maldad y arrojarla a la tierra y al cielo, al fuego y al mar y también pedirle que te proteja siempre en cualquier circunstancia. Aunque algunos tengan dudas, hasta las piedras nos oyen!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.